La palabra propósito viene del latín propositum, compuesto del prefijo “pro” (hacia adelante) y “positum” (poner). En general sería como tener la intención de hacer algo.

En este artículo trataremos el propósito relacionado con la vida. Todos tenemos un propósito vital para el cual hemos nacido y en algún momento dado, nos hemos preguntado: ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Cuál es su significado? ¿Por qué estamos aquí en la tierra y qué se supone que estemos haciendo?

Al propósito vital  se le asocia con la misión que tenemos en la vida, algunos lo llaman “razón de ser”; se le han dado muchos nombres de acuerdo a las creencias de los que lo mencionan. Por ejemplo, el conocido psiquiatra, Dr. Victor Frankl quien sobrevivió los campos de concentración nazi, lo llamó el “sentido de la vida”.

Yo tengo claro mi propósito, es servir y ayudar a los demás a descubrir y desarrollar todo su potencial, así como a incrementar el nivel de conciencia espiritual de aquellos que estén abiertos y de esa manera crear más amor, armonía, unidad, salud y paz en el mundo.

No importa si estoy trabajando como psicólogo, o esté cocinando, o tal vez enseñando a bailar a alguien, mi misión de vida no cambia… lo que cambia es la vía, la manera en la que lo manifiesto.

Como mencioné antes, cada uno de nosotros tiene un propósito vital importante, estemos conscientes de él o no. Al conocer y desarrollar tu propósito o misión en esta vida, todo fluye, te sientes que estás conectado y alineado a algo que va más allá de ti mismo, no importando cómo lo llames, y que tu vida tiene total sentido, das de tí sin importar y sabes que dejarás una huella aunque no te lo propongas. Floreces sin esfuerzo, porque lo que haces tiene significado y te sientes realizado. Algunos descubrimos nuestro propósito a temprana edad, para otros se hace una tarea indefinible, muchos mueren sin haberlo conocido, pero siempre estuvo allí.

Mucha gente confunde lo que es el sentido de la vida con las metas, aunque lo usan como sinónimos, son muy diferentes.

Diferencias entre meta y propósito de vida

Una meta es un deseo tangible con un resultado final, pero tu propósito es algo más grande, como una manera de vivir. Por ejemplo, una meta puede ser aprender a bailar flamenco, pero tu propósito divino puede ser traer alegría a la vida de la gente a través de tu arte. Tus metas tienen una fecha límite, pero tu propósito divino es algo en lo que tú estarás trabajando y creciendo por el resto de tu vida.

Pero… ¿Cómo descubro mi propósito?

Es más sencillo de lo que normalmente la mayoría de la gente piensa. Puedes encontrar tu misión fácilmente si te propones reflexionar, responder a preguntas apropiadas (abajo hay algunas que te pueden ayudar) y decides vivir cada día más consciente de tus decisiones, pensamientos y creencias, buscando la forma de entender y superar los miedos que te impiden ir más allá y descubrir la vida plena que viniste a vivir.

Todos somos únicos, tenemos algo especial, algún interés en particular, un talento, una manera peculiar de impactar al mundo.

Realmente no importa lo que hagas en este momento, puede ser que por circunstancias particulares no te puedas dedicar a lo que tu consideras sería la mejor manifestación de tu propósito en la vida, pero lo que es relevante, es que cualquier cosa que haces ahora, estés viviéndolo con propósito para tu vida…

7 preguntas para explorar TU PROPÓSITO

Enfócate en revisar tu propósito, no importando si ya lo tienes consciente y definido o por el contrario no es así.

1-¿Qué es aquello, que cuando lo haces, el tiempo se te pasa volando?

2-¿Cuál piensas que es tu (o tus) talento(s)?

3-¿Qué te inspira?

4-¿Qué haces de manera natural, sin necesitar entrenamiento?

5-¿Qué harías si te garantizaran que no te vas a equivocar?

6-¿Qué harías si tuvieras todo el dinero y el tiempo del mundo?

7-¿Cuál es la mejor manera en que puedes servir a los demás?

Busca lo común en tus respuestas y recuerda lo importante que es tener claro y consciente tu propósito, porque cuando estamos alineados con nuestro objetivo de vida, el camino se hace más agradable y gratificante, nos sentimos más contentos, más saludables, estamos más conectados con la gente y todo parece fluir.

 

 

Psicólogo Clínico: Jeannette Cardozo
Consultas psicológicas online (video-llamadas) desde donde te encuentres.
Solicita tu consulta escribiendo a comoserfelizya@gmail.com
Más información