“Ser uno mismo en un mundo que constantemente intenta transformarte en algo diferente es el mayor logro.”

-Ralph Waldo Emerson-

 

El diccionario de La Real Academia Española nos da tres definiciones de lo que es el disfraz como “artificio que se usa para desfigurar algo con el fin de que no sea conocido; vestido de máscara que sirve para fiestas y saraos; simulación para dar a entender algo distinto de lo que se siente”.

A mi modo de ver, el disfraz cumple entonces temporalmente tres propósitos: esconder, disfrutar y expresar, tal y como lo podemos observar abiertamente en la época de Carnaval, Halloween y en muchas fiestas temáticas.

Carl Gustav Jung, eminente psiquiatra y psicólogo psicoanalista habla de la “persona” como: “aquello que no es propiamente de uno, sino lo que uno o los demás creen que es”. La persona representa nuestra imagen pública. La palabra “persona” proviene del latín que significa máscara. Por tanto, la “persona” es la “cara” que todos nos ponemos al salir a nuestro mundo externo, en las diferentes áreas en que nos desenvolvemos y sobre los roles que nos toca “representar”.

Psicológicamente siempre estamos “disfrazados”, mostramos facetas y exteriorizamos emociones y actitudes que se alejan de nuestro verdadero y auténtico ser.

Cuando llegan oportunidades de “disfrazarse” en la realidad, nos damos el permiso de expresar abiertamente emociones, comportamientos diferentes, tendencias, inquietudes, deseos (a veces inconscientes) de ser “diferentes”, lo cual paradójicamente puede significar que saquemos a la luz quien realmente somos.

Parece mentira pero pero tenemos miedo de descubrirnos, de ver cómo realmente somos… constantemente nos vemos invadidos por mensajes (directos o subliminales) y condicionados por factores externos y personas a nuestro alrededor que nos llevan a enmascarar y tapar nuestro lado auténtico.

 

7 beneficios de “disfrazarte”

1-Diversión: cuando te disfrazas, usualmente te ríes, representas algo o alguien y haces cosas algo que en tu día a día no harías de una manera abierta. Como ya sabemos, reír, expresar nuestro sentido del humor y divertirse sanamente tiene muchas ventajas para nuestra salud mental.

2-Libera del estrés: te relaja, te sueltas, expresas emociones, te comportas de una manera que tu elijes y eso te “saca” de las tensiones cotidianas. Dejas de lado las situaciones que te puedan estar estresando y te enfocas en algo totalmente diferente.

3-Permite desinhibir: te relacionas con los demás o socializas de una manera más libre y abierta, pues no eres “tu” quien esta allí, sacas a luz tus emociones y comportamientos que habitualmente no expresas. Los disfraces nos ayudan a expresarnos de maneras diferentes.

4-Fomenta la creatividad: permite entregarse a juegos y fantasías como lo hacíamos cuando éramos pequeños, de esa manera despertamos y disfrutamos nuestro niño interior, tan importante para mantener un equilibrio en nuestro mundo de adultos.

5- Te ayuda a conocerte un poco más: Para que un disfraz tenga éxito deberías no ser reconocido a través de él, por lo tanto es importante que te adentres en reconocer como actúas, como expresas tus emociones, etc. para que después al asumir alguien que no eres, no mostrar indicios de quién eres usualmente.

6-Escapar temporalmente de la realidad: al disfrazarte, tienes la decisión de acceder voluntariamente y con control a otra realidad, escapas de las reglas impuestas socialmente, puedes desafiar el “orden”. Expresar tus fantasías sin perder el sentido de realidad.

7-Fomenta la empatía: al vestirnos como “otro” personaje nos ponemos literal y simbólicamente en sus “zapatos” y de esa manera reforzamos nuestras habilidades sociales. Es una oportunidad de explorar y entender cómo sienten, actúan y piensan personas totalmente diferentes a nosotros.

Vale la pena tomar el riesgo y dejar de usar  la “máscara” que continuamente tenemos y permitirnos, sea a través del “disfraz” o de enfrentarnos al espejo de quien realmente somos, llegar a nuestro verdadero y auténtico ser.

 

 

Psicólogo Clínico: Jeannette Cardozo
Consultas psicológicas online (video-llamadas) desde donde te encuentres.
Solicita tu consulta escribiendo a comoserfelizya@gmail.com
Más información